Manolo, el perro con epilepsia

Así como lo leen, sé que para muchos suena increíble pero es verdad, a los perros también les da epilepsia y otra serie de enfermedades que también atacan al ser humano.

¿Qué es la epilepsia?

Son ataques convulsivos repetitivos, en algunos perros se presentan convulsiones esporádicamente, pero solo cuando son continuos se le llama epilepsia.

Las razones son muchas, generalmente se presentan por problemas en el cerebro pero en el caso de Manolo es diferente.

Manolo sufre de hipotiroidismo (disminución de la actividad funcional de la glándula tiroides), problemas en el hígado e hipoglicemia (poca azúcar en la sangre), cuando se le complica alguna de estas tres enfermedades se manifiesta la convulsión.

Hace aproximadamente un año y medio la familia de Manolo vivió la experiencia de su primera convulsión, para ellos era algo nuevo, nunca antes visto y muy doloroso. Sus ojitos se brotaron tanto que parecía que se fueran a salir, su cabecita empezó a darse contra el piso y su familia lo único que pudo hacer fue abrazarlo y evitar que se golpeara.

Todas las convulsiones son diferentes, unas duran pocos segundos pero otras duran varios minutos que seguramente se hacen eternos.

Manolo a veces llora en medio de su convulsión, su dueña Johanna explica que no sabe y no entiende que sentirá en el momento pero cuando ya empieza a recuperar su estado normal se le ve muy mareado,confundido y cansado.

¿La epilepsia es tratable con medicamentos?

Sí, esta enfermedad es tratable, pero recuerda que si tu perro tiene estos síntomas debes llevarlo a un experto.

En el caso de Manolo, la doctora Nataly Quintero de la Veterinaria Safari en compañía de un especialista, le han realizado una serie de exámenes y tratamientos convarios medicamentos que le han ayudado al perrito a sobrellevar esta enfermedad y a proporcionarle una buena calidad de vida.

¿Cómo es vivir con un perro epiléptico?

Para su familia ha sido una experiencia diferente y que nunca me imaginaron vivir. Manolo es el perro más cariñoso y tranquilo del mundo, él ya sabe que todos los días debe tomarse sus pastillas por la mañana y por la noche.

Todos han hecho lo posible para hacer que esta experiencia sea lo menos traumática, por eso le dan sus pastillas con aguapanela, así él disfruta sus medicamentos y hasta se los disfruta.

A pesar de todo,  su familia no cambia a Manolo por ningún otro perro, han vivido tantas experiencias juntos que se alegran porque este peludito tenga un apoyo y cuente con adoptantes responsables y comprometidos a brindarle los cuidados que él necesita.

Recuerden que un perro y un gato son animales de compañía pero que también son una responsabilidad que adquirimos, debemos tener en cuenta que ellos también se enferman, necesitan alimentarse, ir a chequeos médicos y otra serie de cuidados. Por lo tanto, antes de adoptar uno pregúntate si de verdad quieres dedicarle parte de tu vida personal y económica a uno de estos seres.

 

Escrito por Johanna Uribe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PageLines